La historia detrás de las bonnet stripes.

Seguramente alguna vez os hayáis preguntado el motivo que llevó a Mini a colocar 2 líneas en el frontal de sus coches. Como podréis imaginar es algo que va un poquito más allá de un simple detalle estético y que necesita un poquito de contexto histórico.

Vayamos primero al lanzamiento del primer Mini, allá por 1959.

A principios de los años 50, los enormes Chevrolette Bel-Air ya circulaban por las calles de Estados Unidos y en Europa, las marcas como Mercedes, Aston Martin y Renault ya eran más que populares. Era la época dorada del automovilismo, con grandes coches y extraordinarios diseños como los de Packard Motor Car company y la Buick Motor Division. Muchas marcas de automóviles llegaron al acuerdo de no publicitar la potencia (cv) de sus automóviles, ya que en aquella época no era un sinónimo de prestaciones o velocidad y se asociaba más al consumo.

El Mini fue diseñado como consecuencia de la grave crisis del Canal de Suez de 1956 Suez, principal “atajo” de los grandes petroleros que cruzan de Asia hacia Europa y América. Durante la crisis, muchos de estos buques se vieron obligados a dar un enorme rodeo al rededor de África, con un incremento sustancial del coste del transporte y del encarecimiento del petróleo. La crisis redujo el abastecimiento de gasolina en Inglaterra que provocó un descenso de las ventas de los coches más grandes y el nacimiento de una nueva categoría de “micro coches”, con un consumo mucho menor.

Cuando nació el Mini, la gente se volvió completamente loca.  El coche se convirtió en un éxito rotundo de ventas y en un icono de rebeldía contra los modelos establecidos. Era como decir “no necesito un coche grande para demostrar que soy alguien”.

Los famosos de la época empezaron a dejarse ver a los mandos de un Mini; Paul McCartney, el mismísimo Enzo Ferrari (que tuvo un Mini diseñado exclusivamente por Sir Alec Issigonis) y posteriormente otros como Steve McQueen.

000
Sir Alec Issigonis junto a al fundador de Ferrari, Enzo Ferrari, apoyados en una unidad exclusiva de Mini diseñada en exclusiva para él.
00001
Paul McCartney tuvo este Mini durante los años ’60, hasta que un amigo lo estrelló al salir de una fiesta. Afortunadamente los ocupantes y el Mini salieron del incidente con daños menores. Actualmente, el coche está en una exposición.
00003
El Mini Cooper S 1275 Mk II duotono de 1967 que tuvo Steve McQueen está completamente restaurado en manos de un coleccionista y vive feliz en California. El Mini es el que vive feliz, el coleccionista no lo sé.

El resultado de sumar un éxito de ventas con gente famosa es evidente: el fenómeno Mini se popularizó en todo el mundo y la demanda del vehículo se disparó.

Eso influyó también en las variantes de Mini que el mercado demandaba, especialmente, la de un modelo de mayor potencia y mejores prestaciones. La crisis de 1956 ya quedaba lejos en el horizonte, y era el momento de mejorar el empuje del pequeño Mini.

¿Hasta aquí todo claro? Bien, pues atentos que seguimos.

No muy lejos de allí (¿¿de dónde??) la Cooper Car Company  ganaba una prueba tras otra del campeonato mundial de Fórmula 1. John Cooper había montado el motor trasero en sus bólidos que pronto copiarían otras marcas. Una idea que le llevó a una larga serie de victorias y a ser recordado como el propulsor de los coches de Formula 1 tal y como los conocemos hoy en día.

En aquella época, los equipos de Fórmula 1 eran más parecidos a lo que hoy conocemos como las selecciones de fútbol. Cada país tenía un color asignado a los coches. De esa manera, los equipos italianos como Ferrari o Maserati  eran rojos, los alemanes como Porsche o Mercedes eran grises (recordemos que posteriormente Mercedes pulió la chapa para aligerar peso de pintura dejando los coches plateados), los franceses como Bugatti y Gordini eran azules y finalmente, los británicos eran verdes.

Ahora también sabéis de dónde viene lo de British Racing Green (BRG).

Cooper Car Company F1
Cooper y Lotus

Aunque los equipos escogían ligeras variantes de color para ser identificados por sus equipos, el propietario y fundador de la Cooper Car Company, John Cooper estaba cabreado porque no conseguía diferenciarlos a distancia. Eso dificultaba enormemente sacar los carteles de indicaciones al piloto en el momento adecuado, justo cuando pasa por delante del equipo en pit lane.

En ese momento, surgió la idea de añadir algún indicativo sencillo de crear, que tuviese mucho contraste y que fuese fácil de reconocer desde lejos, algo parecido a la línea dorada de Lotus en cuanto a utilidad, pero que fuese notoriamente distinto para no confundir ambas escuderías.

En ese momento los Cooper F1 pasaron a llevar 2 líneas blancas transversales. fáciles de reconocer y fáciles de volver a pintar en caso de accidente. Anteriormente, los Cooper F1 habían llevado una línea que delimitaba el morro del coche, pero era menos reconocible a altas velocidades.

Así nacieron las “bonnet stripes” pero…¿Cómo llegaron hasta el Mini?

Los elevados costes de participación y las victorias de otras marcas como BRM o Ferrari empezaron a hacer mella económica en el equipo de John Cooper. El futuro se empezaba a oscurecer en la alta competición y una especie de “selección natural” empezó a cebarse en marcas que no podían seguir el ritmo de los grandes constructores.

John Cooper pensó que era el momento de invertir sus esfuerzos en un tipo de competición que tuviera unos costes de participación inferiores; el mundial de Rallyes.

De la fusión de Mini con los motores preparados por Cooper nació el primer Mini Cooper. Las múltiples victorias consecutivas en rally, en especial la de Monaco en 1964 frente a coches de más prestigio, hicieron el resto.

mini monte carlo paddy hopkirk henry liddon
Paddy Hopkirk y Henry Liddon fueron los primeros en darse cuenta de que el maletero del Mini se les iba a quedar pequeño.

El Mini Cooper era un hecho; un automóvil urbano, ágil y práctico, con suspensiones nuevas, chasis reforzado y un potente motor que ya no tenía miedo a la crisis del canal de Suez de  1956.

Paradójicamente, el Mini que llevó a la fama el matrimonio entre Mini y el apellido Cooper no era verde, era rojo. Tampoco tenía las dos líneas características en el frontal del coche. Sin embargo, aquellas 2 líneas que fueron la firma de John Cooper en la Formula 1,  han quedado como sinónimo de velocidad, de prestaciones y de sensaciones extraordinarias al volante.

La Cooper Car Company desapareció hace ya unos años, pero su legado ha llegado hasta nosotros a través del Mini clásico y del MINI moderno. Su herencia también sigue visible en Cooper Bikes, la empresa de bicicletas de gama alta propiedad de la familia Cooper. El tubo central del chasis de cada bicicleta está decorado con esas dos líneas blancas que han representado la valentía y la iniciativa de la familia Cooper todos estos años.

Piénsalo así. Las 2 líneas verticales en el morro de tu MINI son mucho más que un adorno estético. Las “bonnet stripes” representan la idea de John Cooper de montar un Fórmula 1 “al revés” …y lograr la victoria. Representan una solución sencilla a un problema de alta competición. Son también sinónimo del coraje necesario para ver que la Formula 1 se come tu dinero, pero eres capaz de reinventar toda tu vida…y volver a ganar. Son el espíritu de alguien que pensó que un coche pequeño podía hacer grandes cosas.

Recuérdalo la próxima vez que veas un MINI con bonnet stripes. Y si el tuyo las lleva, lúcelas con orgullo.

P90263025_highRes_international-mini-m

 

.

Fernando Durán
Fernando Duránhttp://thecomminity.com
Think. Write. Drive. Repeat. Redactor publicitario según mi currículum, creativo según mis amigos y director jefe según mi madre. Mi trabajo consiste en pensar mucho y escribir poco.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here